sábado, 7 de abril de 2012

REDACCIÓN



Todo trabajo escrito tiene la finalidad de comunicar algo. Al registrar nuestras ideas, al enviar mensajes, al elaborar algún trabajo escolar, etc., siempre recurrimos a la lengua escrita.

Redactar es poner algo por escrito, y para hacerlo, se requiere cumplir con una serie de normas que aseguren el alcance de su objetivo: la comunicación. Cualquier escritor, antes de entregar un texto para su lectura, dedica tiempo a planear lo que va a comunicar; escribe borradores, corrige y revisa cada párrafo y luego relee y vuelve a analizar el texto completo e introduce los cambios que cree necesarios. De igual forma, es conveniente que el escolar en esta etapa de preparación para el acceso a otros niveles educativos, adquiera el hábito de redactar bajo un esquema predeterminado.

En lo general, quien escribe deberá tener presente, por lo mismo:

-    Buscar modelos del tipo de texto sobre el que se tenga que escribir. Si se trata de escribir una crónica, es recomendable ver cómo se escriben las crónicas; si es una noticia, se revisarán noticias; y de igual manera si se trata de un poema, adivinanza, trabalenguas, cuento, etc.
-    Dedicar el tiempo suficiente para planear el texto que se desea escribir antes de empezarlo a redactar, reflexionando sobre el propósito que se persigue al escribir, a quién o quiénes va dirigido el texto, qué es lo que se quiere decir y sobre la forma como se puede hacer.
-    Elaborar un guión para determinar la estructura de texto.

Guión para la redacción

Para que un escrito pueda ser comprendido es necesario que cumpla con las siguientes condiciones:

-    Sencillez: empleando una forma directa de redactar.

-    Claridad: utilizando un vocabulario aceptable, sin frases comunes o vulgares que resten mérito a la claridad del escrito, ni tampoco aquellas, que queriendo ser cultas, sólo provoquen confusiones.

-    Precisión: al emplear las palabras esenciales para definir lo que queremos expresar.
Una forma práctica de iniciar el trabajo es por medio de la elaboración de oraciones simples sobre el tema seleccionado y para ello, el niño debe recurrir a un plan o borrador estructurado con guiones y esquemas de redacción, los cuales serán la base para generar las ideas en forma organizada.

 Después de definir el tema y el aspecto especifico sobre el que se va a escribir, haber realizado una investigación bibliográfica sobre el mismo ampliando la información, de ser posible, recurriendo a otras fuentes como películas, videos, entrevistas, etc., se redactará el guión con los puntos más importantes, organizados en tres partes:

-    Introducción o planteamiento del tema que se tratará.

-    Desarrollo o presentación de los conceptos que explican el tema seleccionado.

-    Conclusiones o el registro de las consecuencias positivas o negativas de todo lo expuesto en el escrito.

Una técnica que puede ser de utilidad para la preparación del guión es la que consiste en elaborar preguntar y respuestas; esto nos permite contar con oraciones simples que a su vez proporcionan las ideas principales de cada párrafo, que serán reforzadas con ideas secundarias o de apoyo y ejemplos, con lo que la redacción mejora notablemente





          Guión de redacción

-    Modificar el guión y la estructura del texto si es necesario, no importa que el escrito tenga que rehacerse al modificar fragmentos o aumentar o suprimir párrafos.

-    Determinar la extensión final de las partes del escrito, considerando como proporciones adecuadas, una quita parte para la introducción, tres quintas partes para el desarrollo y la quinta parte restante para las conclusiones.

-    Corregir la forma de la redacción definitiva, revisando la ortografía, la puntuación y la sintaxis.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada